El ferrocarril abandonado de Hejaz | Arabia Saudita - RUTA 33
Menu

El ferrocarril abandonado de Hejaz | Arabia Saudita

El ferrocarril abandonado de Hejaz | Arabia Saudita

El ferrocarril de Hejaz, que iba desde Damasco a Medina a través de la región de Hejaz en Arabia Saudita, fue uno de los principales ferrocarriles del Imperio Turco Otomano y una ruta vital a través del desierto. El ferrocarril fue construido en el año 1900 por orden del sultán otomano Abdul Hamid II, y se supone que fue con el fin de extenderse por todo el camino a la Meca con el fin de facilitar la peregrinación a la ciudad santa. Sin embargo, su motivo principal fue fortalecer el control del imperio sobre las provincias más lejanas.

El ferrocarril llegó solo hasta Medina, a unos 400 kilómetros antes de llegar a su destino previsto, cuando la Primera Guerra Mundial estalló y todos los trabajos de construcción quedaron en punto muerto. Cuando los árabes, encabezados por el estratega y oficial británico TE Lawrence, más conocido como Lawrence de Arabia, se levantaron en armas contra el dominio turco, el ferrocarril se convirtió en el blanco principal. Hoy en día, una gran parte de aquellos trenes pueden ser encontrados casi “tragados” por la arena, y los carros y motores cubiertos de arbustos.


Incluso antes de la Primera Guerra Mundial, los beduinos de las zonas desérticas adyacentes, con frecuencia atacaron el ferrocarril, ya que desafiaba al control sobre la ruta de los peregrinos a los lugares santos. Durante siglos, las antiguas tribus árabes habían guiado y vigilado a los peregrinos a través del duro desierto. El viajar en caravanas y sobre camellos tomaba entre cuarenta días hasta un máximo de dos meses en completarse. Cuando el ferrocarril se abrió en 1908, el arduo viaje de dos meses se redujo a un cómodo y más barato viaje de cuatro días. Como se corrió la voz, miles de peregrinos de Rusia, Asia Central, Irán e Irak se reunieron en Damasco para tomar el tren. Para el año 1912, el ferrocarril ya transportaba 30.000 peregrinos al año, lo que aumentó a 300.000 pasajeros en 1914.


Los ataques a la vía férrea se hicieron cada vez más frecuentes, y no pasó mucho tiempo antes de que el tren se hiciera más peligroso que la propia caminata de dos meses a través del abrasador desierto.

La destrucción final del ferrocarril llegó durante la revuelta árabe de 1916 a 1918, cuando el ejército turco comenzó a utilizar el ferrocarril como su modo principal de transporte de tropas y suministros. Esto dio a los árabes la oportunidad de enfocar su venganza en el ferrocarril. Las fuerzas de guerrilla, al mando de oficiales británicos, volaron con éxito una gran parte de los trenes, incluyendo una locomotora en movimiento por primera vez en la historia. Más tarde se unió TE Lawrence al ataque y se destruyeron innumerables puentes.


Después de la Primera Guerra Mundial, el ferrocarril fue abandonado, aunque se hicieron varios intentos de reconstruirlo. De hecho, algunas partes del ferrocarril de Hejaz siguen funcionando, tales como la línea de Amman, en Jordania, hasta Damasco, en Siria. Otro conjunto de pistas operan con minas de fosfato cerca de Ma’an hasta el Golfo de Aqaba. A día de hoy, ver el ferrocarril es fascinante, pues utiliza sus vagones y locomotoras movidas gracias al vapor y al carbón, de la forma original que se hacía más de 100 años atrás. La locomotora más antigua aún en servicio fue construida en Alemania en 1898.

La sección en desuso del ferrocarril de Hejaz se encuentra al sur de Amman, en Arabia Saudita, donde los amantes del ferrocarril pueden explorar un gran número de estaciones abandonadas, locomotoras y vagones oxidados.






Trabajos de construcción del ferrocarril de Hejaz en 1906.

Comparte esto: