Los búnkers abandonados del dictador Enver Hoxha | Albania - RUTA 33
Menu

Los búnkers abandonados del dictador Enver Hoxha | Albania

Los búnkers abandonados de Enver Hoxha | Albania

Si alguna vez hay un holocausto nuclear, Albania es el mejor país para sobrevivir a él gracias a sus numerosos búnkers. Cientos y miles de ellos se encuentra a lo largo de las laderas, entre los puertos de montaña y dentro de las propias ciudades. Persisten como un símbolo de la imaginación paranoica del gobernante comunista de Albania durante 40 años, Enver Hoxha.

El dictador comunista de Albania, Enver Hoxha, vivía en un constante temor a una invasión extranjera. Durante su gobierno de 40 años, entre 1945 y 1985, mandó construir la extraordinaria cifra de 750.000 búnkeres por temor a una guerra nuclear. En un país de tan solo 28.700 kilómetros cuadrados de tamaño, es un promedio de 24 búnkers por kilómetro cuadrado. En el momento de la construcción masiva de estas estructuras, había un búnker por cada 4 albaneses.

Búnker al lado de pisos residenciales.

Cuando el búnker prototipo se terminó en la década de 1950, Hoxha preguntó al jefe de máquinas que si el búnker podría resistir un asalto completo de un tanque. El ingeniero respondió afirmativamente, por lo que fue él mismo quien entró al refugio y salió ileso después de haber sido bombardeado por un tanque. Posteriormente, Hoxha ordenó construir miles de búnkers iguales.

Búnker en la playa.

El proyecto fue para una empresa de gran envergadura, pero el coste de las construcciones perjudicó gravemente el desarrollo de Albania, utilizando el dinero de recursos de necesidades más urgentes, tales como hacer frente a la escasez de viviendas del país y carreteras en mal estado, hacia la construcción de refugios.

Búnker convertido en una hamburguesería.

Tras la muerte de Enver Hoxha, se abandonaron los búnkers, pero su solidez hacía difícil que pudieran ser destruidos. La mayoría están ahora abandonados, aunque algunos han sido reutilizados para gran variedad de propósitos, incluido el alojamiento residencial, cafés, almacenes y refugios para animales. Algunos brevemente se usaron en los conflictos de los Balcanes en la década de 1.990, pero su uso más común ahora, se dice que es como un lugar conveniente para que los jóvenes albaneses pierdan su virginidad.

Algunos escritores apasionados de los viajes, como Tony Wheeler de Lonely Planet afirma que “la virginidad de Albania se pierde en un búnker de Hoxha tan a menudo como la virginidad de América se perdió en los asientos traseros de los coches“. De hecho, hasta hace muy poco, los coches eran escasos en Albania.

Búnker en un parque infantil.

Los búnkeres de Albania se han convertido en un símbolo de las clases para el país. Portalápices y ceniceros en forma de bunkers se han convertido en uno de los recuerdos turísticos más populares de Albania.

Vistas desde el interior de un búnker.

Búnker al lado de la carretera.

Uno de los búnkers de mayor tamaño en Albania.

Comparte esto: