Meoto Iwa, las rocas casadas - RUTA 33
Menu

Meoto Iwa, las rocas casadas

Meoto Iwa, las rocas casadas

Meoto Iwa, también llamado "las rocas marido y mujer" o "rocas casadas​​", son un par de pequeñas pilas rocosas en el mar justo en frente de la Futami Okitama - jinja en la bahía Futami, Japón. Según las creencias sintoístas, las rocas representan la unión del creador de kami - los espíritus y, por tanto, celebran la unión en matrimonio del hombre y mujer.

La roca más grande, llamado Izanagi, es el marido y tiene 9 metros de altura con una circunferencia de unos 40 metros. Izanagi tiene una pequeña puerta torii sintoísta. A su derecha esta la "esposa", Izanami, con una altura de 3,6 metros de altura y con una circunferencia de 9 metros. Al estar casados, están unidos por las particulares cuerdas sagradas distintivas a los santuarios sintoístas y lugares santos, que son hechos de tallos de arroz trenzados llamados Shimenawa. Las cuerdas que portan las dos rocas pesan casi una tonelada, y se sustituyen en una ceremonia especial que tiene lugar tres veces al año, en mayo, septiembre y diciembre.

Imagen superior: Chi (in Oz)

Imagen: jpellgen

Durante estas ceremonias, los pobladores locales reconstruyen las cinco cuerdas de 10 cm. de diámetro, cada una de 57 metros de largo, que conectan y rodean las rocas. La ceremonia del cambio de cuerda se consideran lo suficientemente importante como para hacerle noticia cada vez que ocurre.

Sobre la base de una impresión vieja en posesión del santuario, las cuerdas fueron colgadas por lo menos desde el siglo XIV. Pero el nombre "Meoto" es de la época Meiji; anteriormente se le llamaba takeishizaki. En los tiempos antiguos, sólo había una pequeña capilla que fue reemplazado con el pasar del tiempo por los santuarios más grandes. El santuario principal actual es de hormigón y se encuentra justo en la orilla rocosa. Las olas y las tormentas lavan rutinariamente todo el santuario, ya que los edificios están situados en el extremo más exterior de un afloramiento de montaña.

Meoto Iwa se celebra hoy en día como un santuario para los matrimonios, y no es raro ver a las parejas orando ante las dos deidades con la esperanza de que su matrimonio sea sólida y duradera. El mejor momento para ver las rocas es al amanecer durante el verano, cuando el sol parece salir de entre ellos. El monte Fuji es visible en la distancia. En marea baja las rocas ya no aparecen separados por el agua, ya que una franja de tierra la conectada con el continente y hace que sea posible caminar hasta estar cerca de ellos.

Justo al lado de la mejor zona de visión del sagrado Meoto Iwa esta el igualmente importante Santuario Futami Okitama. Alrededor del santuario están innumerables esculturas de ranas donadas por los fieles que oran por el regreso seguro de un ser querido.

Imagen: Ryosuke Yagi

Imagen: jpellgen

Imagen: flackblag7

Imagen: Taku

Imagen: Ryosuke Yagi

Comparte esto:

Etiquetas: