La ciudad sumergida de Baia | Italia - RUTA 33
Menu

La ciudad sumergida de Baia | Italia


La antigua ciudad romana de Bayas, en la orilla noroeste del Golfo de Nápoles, fue una vez un pueblo costero, popular por su ubicación idílica y manantiales de aguas minerales terapéuticas que atrajo a personajes de la talla de Julio César, Nerón o Calígula. Pero lo que realmente atrajo a los ricos y a los poderosos a esta ciudad de vacaciones, eran sus fiestas en la playa, el vino y las mujeres. En Bayas, “las mujeres solteras son propiedad común, los ancianos se comportan como chicos jóvenes, y un montón de chicos jóvenes actúan como niñas”, escribió el antiguo erudito romano Marco Terencio Varrón. Otros describieron la ciudad como una “cueva de libertinaje y vicio” y un “vórtice de lujo”. Bayas fue tan notoria como Las Vegas en la actualidad.

Pero gran parte de Bayas ahora se encuentra bajo el agua. La actividad volcánica subterránea cubrió de agua caliente la superficie de la ciudad, causando la caída de la capital imperial del libertinaje y el vicio, literalmente. Toda la tierra cayó unos seis metros como una placa, un proceso conocido como bradisismo, causado por el vaciado de la cámara de magma subyacente. Esto sucedió durante el siglo XVI, pero para entonces, Bayas ya era una mera sombra de su antiguo esplendor.

Imagen superior: Stefano D'Urso/Centro Sub Campi Flegrei

Imagen:

Bayas fue construida en la península de Cumas, originalmente como un puerto. Se convirtió en un complejo de lujo y una puerta de entrada para la élite hacia el final de la República Romana y el comienzo del Imperio Romano. Bayas fue el lugar de vacaciones preferido entre los miembros prominentes de la aristocracia romana, como Julio César, Nerón, Calígula, Augusto, Marco Antonio, Septimio Sever … Muchos tenían sus propias casas construidas allí.

Bayas también está asociada con algunos de los acontecimientos más notables en la historia de Roma. Neron perdió a su madre Agripina en la villa que había construido en Bayas, tras ser asesinada. Adriano murió allí y Calígula construyó su famoso puente de barcas que se extiende desde Baya de Pozzuoli. Se dice que Cleopatra se alojó en Bayas en el momento de la muerte de Julio César en el año 44 antes de Cristo.

Imagen: world adventure divers

Los días de gloria de Bayas llegaron a su fin con las invasiones bárbaras y las incursiones de los gobernantes musulmanes en el siglo octavo. Luego, en el siglo XVI, desapareció bajo el mar Tirreno.

Hoy en día, uno puede tomar un barco con fondo de cristal o bucear para ver las ruinas. Hay carreteras pavimentadas flanqueadas por edificios, magníficas villas propiedad de las familias romanas de élite, estatuas de mármol, complejos de baños… La mayoría de los edificios se han derrumbado, pero las diferentes habitaciones son todavía discernibles. Algunas de estas habitaciones aún tienen mosaicos intactos. Hoy en día, cubierta por algas, Bayas se ha convertido en el hogar de una gran variedad de vida marina.

Finalmente, hay que decir que más allá de los atractivos submarinos de Bayas, existen varias ruinas romanas para ver fuera del mar.

Imagen: desconocido

Imagen: desconocido

Imagen: underwater archaeological park baia

Imagen: world adventure divers

Imagen: world adventure divers

Imagen: world adventure divers

Imagen: wikipedia

Imagen: desconocido

El templo de Mercurio, el templo de Venus y el Templo de Diana, son los lugares de interés más populares en tierra firme. Imagen: desconocido

Comparte esto: