La deprimente y aislada ciudad de Norilsk | Rusia - RUTA 33
Menu

La deprimente y aislada ciudad de Norilsk | Rusia

La deprimente y aislada ciudad de Norilsk | Rusia

Norilsk es una ciudad industrial situada en Krasnoyarsk, en Rusia. Es la ciudad más septentrional del mundo, con una población de 170.000 habitantes y la segunda ciudad más grande (después de Murmansk) por encima del círculo polar ártico. Norilsk está prácticamente aislada del mundo. Está conectada por un ferrocarril que la une únicamente al puerto de Dudinka. La única forma de salir de Norilsk es recorrer 2.000 kilómetros por el río Yenisei o por aire. Pero debido al mal tiempo, un vuelo se puede retrasar hasta por dos semanas.

La ciudad fue fundada en 1935 como un campo de trabajo esclavo, y más tarde como una solución para aquellos que trabajan en la minería y en la explotación metalúrgica. Situada a los pies de las Montañas Putoran, con 1.700 metros de altura, donde se encuentran algunos de los más grandes depósitos de níquel en la Tierra, Norilsk es un caldo de cultivo para las industrias de minería y fundición. La ciudad contiene el mayor complejo de fundición de metales pesados ​​del mundo, produciendo más del 20% de níquel del mundo, el 50% de paladio, más del 10% de cobalto y el 3% del cobre. Las exportaciones de Norilsk constituyen más del 2% del PIB de Rusia.


Los trabajadores de las minas originales eran prisioneros de los campos que fueron obligados a trabajar en el frío en condiciones inhumanas. De los 500.000 trabajadores forzados, 18.000 murieron de frío y hambre. Sin embargo, muchos de los que sobrevivieron fueron posteriormente elegidos para permanecer en Norilsk tras el fin del estalinismo, viviendo y trabajando en las minas que ellos mismos construyeron.



La vida en Norilsk es extremadamente dura. La ciudad se encuentra en una zona de permafrost continuo, en la que la temperatura desciende a -30 grados centígrados en el invierno. Entre noviembre y enero, durante un período de siete semanas, no hay sol. Durante el verano, la temperatura se eleva brevemente a 20 grados centígrados, aunque no es suficiente para derretir la nieve por completo.


El mayor problema de Norilsk es la contaminación. Casi 4 millones de toneladas de cobre, plomo, cadmio, níquel, arsénico, azufre y otras sustancias químicas tóxicas se liberan en el aire al año. La nieve es negra, y, a veces, amarilla e incluso de color rosa. La lluvia ácida cubre una extensión equivalente a la superficie de Alemania. La cantidad de dióxido de azufre en el aire es tan alta que no hay vegetación en un radio de casi 20 kilómetros, y las bayas raras o setas que crecen aquí tienen una alta toxicidad.


La esperanza media de vida de los trabajadores es diez años menor que el promedio nacional. Los residentes sufren de numerosas enfermedades respiratorias y los casos de trastornos de cáncer, de sangre y de piel son altos. Solo el 4% de los adultos en la ciudad están saludables.


Es obvio que los que viven y trabajan en Norilsk lo hacen por dinero, pero incluso aquellos que voluntariamente vinieron aquí para ganar un sueldo están dispuestos a irse. Pero salir de la ciudad no es fácil, especialmente para los residentes de mayor edad con una pensión, una familia y una casa. Los precios de las propiedades son bajos en Norilsk, lo que significa que no pueden vender y salir de la ciudad, porque incluso si lo hicieran, sería imposible comprar cualquier otra cosa en otra región con el dinero que obtuviesen

Trabajan, viven, gastan y vuelven a trabajar para la empresa minera. El aislamiento de la ciudad significa que los salarios de los trabajadores son empleados en tiendas e instalaciones propiedades de la compañía. El dinero se remonta a la empresa, como si de un bucle infinito se tratase.




















Comparte esto: