Cisternerne, una cisterna subterránea en Copenhague | Dinamarca - RUTA 33
Menu

Cisternerne, una cisterna subterránea en Copenhague | Dinamarca

Cisternerne, una cisterna subterránea en Copenhague | Dinamarca

Enterrado bajo la colina Frederiksberg, en el corazón del Parque Søndermarken, en Copenhague, se encuentra un enorme espacio subterráneo que llegó a almacenar hasta 16 millones de litros de agua para los habitantes de Copenhague. Antes de que la cisterna (Cisternerne i Søndermarken) se construyese, Copenhague tuvo algunos problemas importantes de agua durante la década de 1800. Entre otras cosas, las fuentes de agua estaban muy contaminadas, y como la ciudad crecía verticalmente, se hizo cada vez más difícil que el agua llegase a los pisos superiores. Cuando una epidemia de cólera en 1853 se cobró la vida de más de 4.700 habitantes, se tomó la decisión de construir una cisterna para mejorar el agua potable de Copenhague.

La colina Frederiksberg fue elegida como la ubicación para el nuevo depósito debido a su altura, y la excavación comenzó en 1856. El depósito se completó tres años más tarde. Originalmente, el depósito era una piscina abierta de agua, pero en 1889 se cubrió con una estructura de hormigón moldeado para minimizar las posibilidades de contaminación e infecciones.


La cisterna dejó de funcionar como depósito de agua potable en 1933, pero no fue drenada hasta 1981. En 1996, en relación con el estado de Copenhague como Ciudad Europea de la Cultura, y a través de una iniciativa conjunta entre la Ciudad de Frederiksberg y el propietario de la galería Max Seidenfaden, el depósito de agua subterránea se empezó a utilizar como sala de exposiciones. Desde entonces, la cisterna ha realizado exposiciones de arte y diversos eventos de arquitectura y medio ambiente.

Cisternerne tiene una superficie de 4.320 metros cuadrados. Su techo se encuentra a una altura de 4,2 metros, y de él cuelgan estalactitas y estalagmitas que se formaron a partir de más de cien años de acumulación de sal, cuando este espacio se inundaba con agua. Cuando la cisterna fue convertida en museo, estas delicadas estructuras eran, y siguen siendo, intocables.

Imagen: Marius Watz







Imagen: Strøm festival
Imagen: Denise Lu

Imagen: Jennifer Jonelis

Comparte esto: