Las Misiones Jesuíticas de La Santísima Trinidad de Paraná y Jesús de Tavarangue | Paraguay - RUTA 33
Menu

Las Misiones Jesuíticas de La Santísima Trinidad de Paraná y Jesús de Tavarangue | Paraguay

Las Misiones Jesuíticas de La Santísima Trinidad de Paraná y Jesús de Tavarangue | Paraguay

Las misiones jesuíticas de Santísima Trinidad del Paraná y Jesús de Tavarangue se encuentran en el Departamento de Itapúa, Paraguay, y fueron fundadas por los misioneros jesuitas durante la colonización de América del Sur en el siglo 17.

Las misiones jesuíticas de Santísima Trinidad del Paraná y Jesús de Tavarangue fueron una de las últimas 30 misiones de los Jesuitas construidas en Paraguay, Brasil, y Argentina en el siglo 17. Estas misiones se construyeron para cristianizar y controlar a la población nativa. Cada misión estaba destinada a ser completamente autosuficiente.

Los nativos americanos y los europeos jesuitas todos vivían juntos en la misión, en una incómodo armonía. A diferencia de muchas misiones españolas, los jesuitas no obligaba a la población indígena a adaptarse a las costumbres europeas, aunque se esperaba que se convirtieran al cristianismo. Los habitantes participaron en una variedad de ocupaciones, incluyendo el trabajo en los campos.

Jesús de Tavarangue. Un impresionante altar tallado en una sola piedra. Imagen superior: Lars Curfs (Grashoofd)

Jesús de Tavarangue. Imagen: Patty P

La misión jesuítica guaraní de Jesús de Tavarangüé fue fundada en 1685 a orillas del río Monday por el jesuita Gerónimo Delfín, aunque el asentamiento tuvo que mudarse varias veces por la hostilidad de los brasileños que los atacaban y llevaban como esclavos, hasta llegar a lo que hoy queda a 38 km de la ciudad de Encarnación. Llegó a tener cerca de 3000 habitantes para 1750.

En esta misión se comenzó a construir una de las iglesias más grandes de la época, que tuvo que dejarse sin concluir por la expulsión de los jesuitas en 1768 por parte de Carlos III de España.

Jesús de Tavarangue. Acceso al templo. Imagen: Patty P

Jesús de Tavarangue. Imagen: staceyaltamirano.com

Jesús de Tavarangue. Imagen:

Jesús de Tavarangue. Imagen:

Jesús de Tavarangue. Imagen:

Jesús de Tavarangue. Imagen:

Jesús de Tavarangue. Imagen: staceyaltamirano.com

La misión jesuítica de Santísima Trinidad del Paraná es la reducción guaraní mejor conservada del Paraguay y la más extensa. Se encuentra ubicada en una colina a 28 kilómetros al noreste de Encarnación, en el distrito de Trinidad en Itapúa.

Fue fundada en junio de 1706, y en 1728 contaba con una población de 3000 indígenas guaraníes. Fue redescubierta cerca de dos siglos después de su abandono.

Cuenta con una Plaza Mayor, lugar de reunión del pueblo y un Museo Jesuítico localizado en la antigua sacristía dónde se pueden apreciar esculturas y una maqueta de la misión. La estructura más impresionante es la capilla mayor, construido por un arquitecto milanés, y en algunas partes todavía se eleva sobre tres pisos.

Ambas misiones jesuitas fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993. Las misiones jesuíticas de Paraguay se consideran algunas de las creaciones más impresionantes de la obra religiosa de los jesuitas, y son testimonio de la riqueza histórica del país.

Santísima Trinidad del Paraná. Imagen: midlifecrisisgapyear

Santísima Trinidad del Paraná. Imagen: wikimedia

Santísima Trinidad del Paraná. Imagen: midlifecrisisgapyear

Santísima Trinidad del Paraná. Imagen: midlifecrisisgapyear

Santísima Trinidad del Paraná. Imagen: midlifecrisisgapyear

Santísima Trinidad del Paraná. Vista de las ruinas de la iglesia hacia el ábside. Imagen: nomad2-0.com

Santísima Trinidad del Paraná. Imagen: nomad2-0.com

Santísima Trinidad del Paraná. Imagen: nomad2-0.com

Santísima Trinidad del Paraná. Imagen: timetravelturtle.com

Comparte esto: